Perras soviéticas y primates yankees espaciales

URSS

La extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas procuró desde mediados del siglo XX preparar un programa espacial potente para combatir ideológicamente con su rival capitalista, Estados Unidos. Para ello, la URSS hizo muchas pruebas y lanzamientos, con la intención de realizar vuelos suborbitales y orbitales, en una carrera llena de prisas y secretismos.

Una de las claves fue la utilización de animales. En el caso soviético se decantaron por perros, en la mayoría de ocasiones. Esto se debía a que en aquella época en Moscú vagaban muchísimos perros callejeros y, según los propios científicos, eran los idóneos para realizar duras misiones en comparación a perros de raza y domesticados, por aquello de la resistencia y astucia para buscarse la vida. Los americanos, por ejemplo, utilizaron habitualmente primates.

Se desconoce el número total de animales utilizados por la URSS debido al ya mencionado secretismo. Los fracasos no podían anunciarse porque la Guerra Fría ponía el honor en muy alta estima. No podía salir nada mal y, si salía, nadie podía enterarse. Por ello, solo se anunciaban los grandes logros.

Otra curiosidad reseñable es que siempre eran perras, debido a que en la cápsula de lanzamiento, el reducido espacio de la cabina era preferible para canes féminas que podían orinar sentadas, y así evitar el movimiento clásico de pata que realizan los machos.

De este modo, y tras varios viajes suborbitales con otras canes soviéticas, la famosa perra Laika fue el primer ser vivo terrestre en orbitar la Tierra, a bordo del ‘Sputnik 2’, el día 3 de noviembre de 1957. Murió debido a la pérdida de oxígeno y a un colapso térmico. Laika se quemó viva entre terrible sufrimiento. Lo vendieron como un sacrificio realizado para la humanidad. Posiblemente así lo fuese, pero hasta 2002 no pudo conocerse su terrible destino con exactitud. Poco antes, en 1998, se celebró en Moscú una conferencia en la que Oleg Gazenko, científico veterano de la era soviética, involucró al proyecto y declaró arrepentimiento.

Diseño: MizukageKira

Tres años más tarde, el 19 de agosto de 1960, Belka y Strelka volvieron sanas tras un paseo espacial de un día a bordo del Sputnik 5. Con ellas, también viajaban un conejo, 42 ratones, 2 ratas, plantas y hongos. Todo el mundo volvió vivito y coleando.

Cartel de la URSS homenajeando a Belka y Strelka

La exitosa perrita Strelka tuvo cachorros posteriormente y como muestra de acercamiento entre naciones, o de chulería en plena Guerra Fría, el dirigente de la URSS, Nikita Kruschev, regaló a la hija de J.F. Kennedy, presidente de EEUU, uno de estos ejemplares. Años después, a su vez, tuvo 4 cachorros y 2 fueron regalados a niños del medio oeste del país. A día de hoy los descendientes de la perrita espacial siguen viviendo probablemente en algún lugar de Estados Unidos.

Artículo relacionado:  5 mejores frases de políticos sobre extraterrestres

EEUU

La carrera espacial para Estados Unidos no ha sido siempre tan fulgurante como se muestra en la actualidad. De hecho, hubo momentos a lo largo del siglo pasado en que los científicos de la NASA se quedaron perplejos por los avances de la URSS respecto a ellos.

Como ya hemos hablado anteriormente, los soviéticos se aventuraron a conquistar la salida al espacio y a orbitar la Tierra mediante el uso de perras. Los yankees prefirieron primates. Entre otras cosas, por ser la especie animal más parecida a la nuestra.

See Also

El mono Baker posa con un modelo del cohete que le llevaría al espacio. Underwood Archives.

Las pruebas, sin embargo, no salieron muy bien. Albert fue el primer mono en intentarlo. En 1948 fue lanzado a bordo de un cohete V2, pero murió sofocado durante el vuelo. El siguiente, Albert II, sí consiguió ser el primer mamífero en salir al espacio exterior ya que alcanzó los 134 km, pero también murió al impactar su cohete de regreso. Después vino Albert III (como se aprecia, no eran muy originales para ponerles nombres). Este macaco también murió al estallar el cohete. Mismo destino con Albert IV y Albert V. Algo diferente con Albert VI, ya que consiguió volver, pero falleció a las dos horas. La serie Albert llega hasta Albert XX.

Otros primates importantes en la trepidante historia de los monos yankees son Able (“Capaz”), Gordo (o también llamado “Old Reliable”), Ham, Golia, Baker o Bonny.

El chimpancé Ham en traje espacial instalado en la cápsula Mercury-Redstone antes de su vuelo de prueba en 1961. NASA.

Pero es necesario señalar que los primeros seres vivos en hacer un viaje de tal dimensión hacia el exterior de la Tierra fueron moscas. Concretamente moscas de la fruta. Tras un viaje de más de 100 km en 3 minutos, volvieron ilesas y demostraron que organismos muy vulnerables a cambios bruscos en su ADN no padecían ninguna patología postvuelo, además de comprobar los efectos de la radiación a elevadas alturas.

Otros seres vivos llevados al espacio por los yankees han sido amebas, hongos, ratas, gusanos de seda, hormigas recolectoras, arañas de seda de oro, ranas toro, nemátodos, abejorros carpinteros o incluso peces kills japoneses.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top