Los orangutanes también van a la escuela

En apenas 16 años han muerto 148.500 ejemplares y, de seguir así, en los próximos 35 años podríamos perder otros 45.000.

Los orangutanes son una especie de primates que residen en la isla de Sumatra y Borneo. Pueden generar cierta simpatía y afinidad para algunas personas; y para otras, una conexión especial, como si estos animales se trataran de nuestro antepasado prehistórico. Lo cierto es que el ADN de estos simios es muy similar al humano. El “parecido” llega a tal punto que la palabra malaya “orangután” significa hombre del bosque. Son inteligentes y pueden aprender y transmitir conceptos y habilidades.Los orangutanes, que buscan comida durante el día, basan su dieta en frutos y hojas de los árboles de las selvas donde habitan, su hogar. Es aquí de donde surge la problemática de la cual, una vez más, no hay más responsable que el hombre.

Indonesia y Malasia son los principales productores de aceite de palma del mundo. Esta industria del aceite de palma produjo 8,12 millones de toneladas en la campaña de 2017/2018. La industrialización masiva para su consumo está reduciendo los bosques de Sumatra y Borneo, los cuales producen el 82,5% de las toneladas de la producción mundial de 2017/2018. Ambos datos recogidos del informe económico del aceite de palma de España de 2018. Miles de hectáreas de selva tropical se pierden cada año por un motivo: las grandes industrias no se preocupan por el daño a largo plazo que puede generar sobreexplotar un producto para buscar la mayor rentabilidad. Pero, no podemos confundirnos. Tal y como dice Miguel Ángel Soto, especialista en
bosques de la asociación Greenpeace, “nosotros no queremos estigmatizar un producto del que vive y se alimenta tanta gente desde hace mucho tiempo”.

Entre la industria de aceite de palma y la caza furtiva, la cual se cobra cada año entre 750 y 1.790 orangutanes, según una encuesta realizada a 7.000 aldeanos locales, en apenas 16 años han muerto 148.500 ejemplares y, de seguir así, en los próximos 35 años podríamos perder otros 45.000. Estas estadísticas han sido recopiladas desde 1999 a 2015 por investigadores del Instituto Max Planck, en Alemania. Existe un ápice de esperanza. Desde 1991 existen refugios y santuarios gestionados por fundaciones que se dedican a la conservación y a preservar la especie para evitar su extinción. Este es el caso de la BOSF (Bornean Orangutan Survival Foundation), cuyas siglas en inglés significan Fundación por la Supervivencia del Orangután de Borneo.

La BOSF es una fundación sin ánimo de lucro que lucha cada día por el mantenimiento del animal y su hábitat. Cooperan con las comunidades locales, el Ministerio de Bosques de Borneo y con organizaciones internacionales asociadas. Tiene actualmente a su disposición a más de 650 orangutanes que viven al cuidado de 400 empleados altamente cualificados cuya vocación es esta. Trabajan para la fundación desde expertos en primates, biología, ecología, rehabilitación forestal, educación y medicina de orangután, etc. La finalidad de esta fundación es rescatar, rehabilitar y reintroducir a esta y otras especies, como el oso del sol (oso malayo), el cual también está pasando por un escenario parecido.

Trabajan conforme a 4 programas, los cuales tienen distintas funciones. Los programas de Mawas y RHO (Restorasi Habitat Orangutan) funcionan de manera similar. Con grandes hectáreas de bosque, se dedican a la suelta previa que, como su nombre indica, es la prueba donde se verifica si están listos o no para el mundo agreste, y se dedican también a la introducción a la vida salvaje. Durante la suelta previa son monitorizados y estudiados para así poder asegurarles la mejor calidad de vida posible con una manada compatible. Los technischen son los encargados de su cuidado. Los otros dos programas son Samboja Lestari y Nyaru Menteng. Ambos trabajan por la atención y rehabilitación de los orangutanes que han quedado huérfanos por culpa de la pérdida del hábitat, porque la madre haya sido asesinada, o bien, por culpa del tráfico y la venta ilegal de las crías, las cuales en muchos de los casos son tratadas como mascotas domésticas.

Los orangutanes Kesi y Kopral ya pasaron por la escuela de la jungla y, a día de hoy, son un símbolo de superación.

 

Artículo relacionado:  La canica azul ("The Blue Marble")

Una vez que el bebé orangután ha sido rescatado y evaluado tanto médica como conceptualmente, se determina en qué fase de la escuela debe entrar. Para los que comienzan su enseñanza desde muy pequeños es muy importante que su educación sea lo más parecida a lo que su verdadera madre hubiera hecho. Aprenden en la “guardería”. Las cuidadoras, que a lo largo de todo el proceso escolar van a cumplir con la función de “mamá” orangután, enseñan a los bebés distintas actividades, como animarlos a trepar, la cual es una actividad esencial. Ya cumplidos años y objetivos pasan a la “escuela de la jungla”. En esta, cada día van a los bosques para aprender nuevas habilidades, como reconocer a un depredador natural o buscar frutas de los árboles. También, les enseñan a cómo crear herramientas con palos y cáscaras, y a cómo construirse un nido en la cima de los árboles. Tras estimar los technischen las habilidades adquiridas por el primate comienza la recta final que les llevará a la suelta previa y, junto a esto, el título de graduado en la escuela de la jungla.

Todo este proceso de rehabilitación puede durar hasta 7 años, lo que es bastante significativo si lo ponemos en relación con el número de orangutanes que mueren al año. Además, el orangután no es el único simio en declive, los chimpancés, bonobos y los gorilas también están en peligro de extinción. Por eso es importante contribuir a la difusión de esta situación. Gracias a la dedicación de tantas personas se ha podido aliviar el estado de peligro. Pero todavía queda mucho por hacer.

See Also

Fuentes:

Redacción NG. Cientos de orangutanes mueren cada año a manos de los humanos | National Geographic.

Guerrero, T. Borneo pierde la mitad de sus orangutanes en 16 años | Ciencia. El Mundo.

FEAPS (2018). Informe económico del aceite de palma en España 2018.

Redacción NG. Orangután | National Geographic.

Artículo redactado por María Toro Ortega en colaboración con Ignotocracia.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top