Isla de Pascua (II): devastación ecológica

En el artículo anterior, el cual os invito a leer para entrar en contexto, desmentimos los mitos sobre la intervención extraterrestre en la construcción de las estatuas de las Islas de Pascua y explicamos cómo la población autóctona organiza su trabajo y esfuerzos para conseguir tal fin. Esta operación consumía una enorme cantidad de recursos naturales pues se debía alimentar a un equipo de talladores y un equipo de transporte. Se ha calculado que las exigencias alimenticias debieron aumentar en un 25% en estos periodos de duro trabajo. Además, hay que sumar la necesidad de madera resistente y largas sogas para estas labores, lo que consumiría una importante cantidad de recursos madereros.

Sin embargo, a la llegada del hombre blanco a la Isla de Pascua en el siglo XVIII encontraron una tierra baldía y estéril, una isla sin árboles superiores a dos metros de altura y una población desnutrida ¿De dónde sacaron entonces la cantidad de recursos necesaria para erigir semejantes monumentos?

La respuesta nos la ha dado la palinología (ciencia que estudia el polen). La técnica consiste en extraer una columna de sedimentos y datar el estrato por medio de radio carbono para finalmente analizar el polen y compararlo con especies modernas conocidas. El resultado fue que en la Isla de Pascua existió la palmera más grande del mundo, más incluso que la palmera de vino chilena que alcanza hasta 20 metros de altura y un metro de diámetro. Por lo tanto debemos imaginar la isla con un aspecto totalmente diferente al actual y más parecido al de un bosque subtropical. Otras 21 especies desaparecieron de la isla de la que obtenían la madera y la soga para transportar las estatuas.

Aspecto de la Isla de Pascua antes de su deforestación.

 

La deforestación fue motivada por una serie de causas; el transporte de las esculturas, la construcción de canoas o la cremación como práctica funeraria. Esta decadencia que comenzó en torno al 1400 cuando la escasez de madera empezó a notarse y a condicionar la forma de vida de los isleños; tuvieron que dejar de fabricar las esculturas, se cambió la práctica funeraria, dejaron de encender fuegos para calentarse, las fuentes de alimentos silvestres desparecieron, las aves que cazaban pronto emigraron a otras islas,  las canoas fueron de peor calidad por lo el volumen de pescado consumido también se redujo. La deforestación afectó a los cultivos pues la falta de sombra y de la protección que los árboles ofrecían al suelo se esfumó, lo que ocasionó una importante erosión de la superficie de cultivo.

Artículo relacionado:  Carlos VI de Francia, el Rey más loco de la historia.

Los jefes y sacerdotes que justificaban su posición social en la promesa de cosechas abundantes fueron derrocados por los matatoa, líderes militares más violentos que se aprovecharon de esta situación para imponer sus normas. Las poblaciones se fueron a vivir a cuevas donde se sentían más seguros, la práctica del canibalismo se extendió por toda la isla y las estatuas presentan marcas de violencia, quizás a modo de ruptura con la antigua religión. Los matatoa justificaron su poder en un nuevo culto religioso en torno a la aldea de Orongo, en el borde de la cantera de Rano Kau y con nuevas representaciones artísticas, esta vez más sencillas, petroglifos con representaciones de genitales femeninos, hombres pájaro y aves.

Petroglifo de un hombre pájaro, Isla de Pascua.

Para concluir, la Isla de Pascua ha sido uno de los casos más extremos de deforestación estudiados. Su impacto se sintió en el ecosistema que se vio transformado y por consiguiente la población que en ella habitaba tuvo que cambiar su modo de vida. Seguramente los isleños no fueron conscientes de la gravedad del asunto hasta que fue demasiado tarde para poder evitarlo. En definitiva, este es un caso del que todos y especialmente nuestros gobernantes deberían aprender para concienciarse de la importancia de llevar unas políticas sostenibles con la naturaleza, los recursos no sin ilimitados y cuando estos falten nuestra sociedad entrará en colapso de igual modo que pasó en la Isla de Pascua.

See Also

 

 

Fuentes:

Diamond, J., 2015: Colapso. Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top