MARICONES DE ANTAÑO: Francisco de Asís de Borbón, rey de España

Hoy, en Maricones De Antaño, hablamos de Francisco de Asís de Borbón (1822-1902), Rey Consorte de España y protagonista de una historia muy interesante.

Francisco era nieto de Carlos IV y tenía nobleza a puñaos, que es lo bueno. Por eso a la gente que andaba buscando un marido para Isabel II les pareció muy buena opción. Pero cuando se lo contaron a ella…«¡CON LA PAQUITA NO!», dijo la Reina.

Y es que Francisco tenía fama de ser un chico diferente.

A mí esta historia en realidad me provoca un poco de penita, porque siempre he pensado que tanto Francisco como Isabel fueron víctimas de una época que obligaba a alguna gente a no poder tener las relaciones que les apeteciese tener. Pero yo os sigo contando.

Isabel II, a quien apodaron «la de los tristes destinos» (Spoiler: la echaron de España) era esta señora:

La leyenda la ha llamado «la Reina ninfómana», porque tuvo amantes a cascoporro, pero entendedlo: a ella nuestro amigo Francisco no le interesaba nada. Pero nada, nada. Incluso se rumorea que el día anterior a la boda le dijo a su madre «he cedido como reina, pero no como mujer», que es una frase como muy de cine en blanco y negro.

Luego, como la señora tenía un poco de mala baba, cuando le preguntaron qué tal se portaba Francisco en la cama, comentó «qué podía esperar de un hombre que en la noche de bodas llevaba más encajes que yo».

Parece ser, además, que Francisco tenía una malformación que se llama Hipospadias, que consiste en que la uretra no termina donde debería y te obliga a orinar sentado para no manchar. Y, claro, una cosa y la otra provocaron un cachondeo general en toda España.

La gente cantaba coplillas sobre nuestro amigo Francisco, como por ejemplo:
«Gran problema es en la Corte
Averiguar si el consorte
Cuando acude al escusado
Mea de pie o mea sentado».

E incluso apareció un libro, «Los borbones en pelota», atribuido a Gustavo Adolfo Bécquer y a su hermano Valeriano, con poemas como:
«Paco Natillas
es de pastaflora,
y orina en cuclillas
como una señora»,

y dibujos como este, donde el Rey hace cosas con un cura, y la reina…

Paco Natillas, o Paquita, eran los apodos frecuentes que la gente le dedicaba a Francisco. Y mientras a la Reina se le conocían diferentes amantes más o menos oficiales. Parece que ninguno de los hijos del matrimonio era legítimo, pero se daban por buenos para no liarla, claro…

Pero si Isabel cambiaba de novio cada poco tiempo, nuestro querido Francisco encontró pareja estable. Apareció en la Corte Antonio Ramos Meneses y, como escribió Pedro de Répide, «encontróse con los dispuestos ojos del rey, quién le otorgó el más fervoroso y consecuente de los valimientos».

Artículo relacionado:  7 conceptos fundamentales de astrofísica y mecánica cuántica

Significa que Francisco le hacía favs a todos sus tuits y le mandaba fueguitos en Grindr.

He leído que «el fiel Meneses», como le llamaron por las DÉCADAS que duró su relación era «un guapo galán». Eso quiere decir que era un buenorro decimonónico y, aunque no he encontrado foto ni cuadro ni Instagram, yo me lo imagino así:

 

 

La vida en la Corte llegó a un momento más tranquilo. Aunque la gente seguía cantando sus cosas:
«Isabelona,
tan frescachona.
Y Don Paquito,
tan mariquito».

See Also

Como los Reyes estaban «atendidos» había menos tensiones. Pero la cara de Isabel en esta foto habla por sí sola:

Hay muchas anédotas más: se cuenta que O’Donnell se despidió de Isabel al irse a la guerra de África, y ella le dijo que de haber sido hombre le habría acompañado, a lo que añadió Francisco: «¡Lo mismo te digo, O’Donnell, lo mismo te digo!».

Pero en 1868 se montó La Gloriosa, una revolución que dio lugar a la I República en España y obligó a los Reyes a irse al exilio. Y cada uno se fue por su lado, Isabel a París con «sus cosas«, y Francisco a Épinay-sur-Seine con su Antonio, tan ricamente.

Bueno, ricamente no: Francisco tuvo que pedir una pensión para ir tirando, y ya que estaba chantajeó un poquito más a Isabel, para que Antonio pareciera más mejor…

En 1868 Isabel le dio a Meneses el título de Duque de Baños, y más tarde, en 1884, movieron hilos para que el papa Pio IX le otorgara la Gran Cruz de la Orden de Cristo, que debe ser una cosa muy molona con mucho brilli-brilli, y a Francisco le hacía muchísima ilusión.

Así que ya sabéis, en cualquier foto de familia real feliz de hace tiempo, incluso en la monarquía española, uno puede encontrarse Maricones De Antaño si se pone a buscar. ¡Y hay que seguir buscando!

 

 

 

En el Twitter de Ramón Martínez

https://ramonmartinez.org/

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top