El acceso a la ciencia y la investigación en el mundo

Podríamos afirmar que la principal aspiración de la comunidad científica es promover el desarrollo del conocimiento para mejorar la comprensión del mundo que nos rodea y mejorar la calidad de vida de toda la humanidad. Las personas dedicadas a la ciencia realizan trabajos basados en la investigación, trabajos que se publican en revistas científicas y en la red para el aprendizaje y disfrute de la sociedad. O al menos es la idea deseada, aunque no siempre se cumple.

Diversas asociaciones se han dedicado durante décadas a intentar que la producción científica no se quede reservada a un público especializado. En ocasiones se enfrentan al encorsetado mundo de las editoriales de revistas científicas, que se aferran a un modelo trasnochado propio de una época en la que el saber se plasmaba en papel y era leído por unos cuantos. Para publicar un artículo en una de estas revistas es necesario abonar una tasa, dependiendo del nivel de la revista puede oscilar entre unos cientos y miles de euros. Por supuesto, esto es un lastre para el desarrollo científico.

En 1966, la recién creada ONU decide impulsar el “Pacto Internacional de Derechos, Económicos y Culturales”, en un contexto en el que se crean organizaciones supranacionales con distintos objetivos, todos ellos focalizados en mejorar la vida de todos los seres humanos. Como consecuencia, en 1998 nacería la COMEST (Comisión Mundial sobre la Ética del Conocimiento Científico y Tecnológico). Esta comisión determinó que aquellos países desarrollados con suficiente presupuesto están obligados, según la ética, a impulsar el acceso a la ciencia en países donde no es tan sencillo. Se preocupan, además, de que esa ciencia cumple unos estándares, para no caer en fuentes y publicaciones de dudosa calidad. La Comisión ve como un triunfo de la humanidad que el acceso a la ciencia esté considerado derecho.

Pero esto no nos puede llevar a pensar que los mismos científicos tengan acceso al conocimiento de manera sencilla. Grandes universidades en todo el globo se encuentran cancelando o no renovando sus contratos con influyentes revistas científicas, por el alto precio y la escasa repercusión. Aún así, estas editoriales atacan a todo colectivo que intente hacer llegar el conocimiento científico al gran público. Podríamos hablar de Sci-Hub, un sitio web en el que se subían a diario cientos de publicaciones sobre las más recientes investigaciones y de cómo Reed-Elsevier, mastodóntica editorial de publicaciones académicas, consiguió que se cerraran todos los dominios en la red de Sci-Hub, que se ha visto relegada a funcionar desde la Deep Web. Pero Alexandra Elbakyan, de Kazajistán, había creado Sci-Hub el 5 de septiembre del 2011 con un único propósito: luchar contra el alto coste de los artículos académicos.

Antes del cierre de este portal, los fundadores de la ‘Public Library of Science’ decidieron firmar una carta abierta, junto a 34.000 investigadores de todo el mundo, exigiendo que la producción científica estuviese siempre disponible para todos en la red. Un año después llegaría la Declaración de Budapest, quedando establecido el concepto de ‘Open Access’, estableciendo que cualquier usuario de internet pueda tener disponible la literatura científica, con posibilidad de descargar o distribuir el contenido. Nace así, además, la biblioteca ‘Directory of Open Access Journal’, con más de 10.000 revistas científicas.

via GIPHY

Artículo relacionado:  7 conceptos fundamentales de astrofísica y mecánica cuántica

En Europa, la Comisión Europea dio el visto bueno en 2012 para crear el programa ‘Horizon2020′, que pretende establecer un banco de datos de todas las investigaciones publicadas. Aunque de manera paralela, 11 organizaciones nacionales europeas crearon en 2018 la iniciativa “Plan S”, que empezó a desarrollarse el 1 de Enero de 2020 para impulsar el desarrollo de contenido científico en la web. España aún no ha firmado esta iniciativa.

En América Latina se han establecido diversidad de planes para poder conseguir un acceso a la ciencia más abierto. De todos ellos, el más importante quizás es ACLARA, con el objetivo de difundir el Catálogo de Proyectos de Investigación del Sistema Universitario Latinoamericano. En 2006 surge EVALSO, para Posibilitar el Acceso Virtual a los Observatorios Latinoamericanos. Además de ello, intenta una inclusión social, para buscar una promoción de entornos colaborativos de aprendizaje en la red, para potenciar la producción científica.

En Asia, China no tiene rival. En 1980 publicaba un 0’4% de todo el contenido científico. En 2009 estaba en el 11%. Tras ellos está Japón, con un 6’7% y la India, con un 3’4%. Aunque el país asiático que más está creciendo en la apuesta por el desarrollo de investigaciones científicas es Singapur, con un interés puramente comercial y económico.

La situación en el continente africano es, en cambio, desoladora. Sólo un 25% de la población tiene acceso online, debido a las políticas de los gobiernos, que crean impuestos incluso para acceder a las redes sociales, como ocurre en Ruanda. Además no obviemos que los problemas para acceder a la ciencia en África se deben a la falta de infraestructuras eléctricas y a la existencia de gobiernos corruptos y poco democráticos, que no se encargan de impulsar grandes proyectos educativos. 

Fuentes:

https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/ciencia-europea-al-fin-se-esta-volviendo-libre-acceso-espana-se-esta-quedando-fuera

https://www.scidev.net/america-latina/comunicacion/especial/acceso-a-la-ciencia-derecho-humano-al-desarrollo.html

https://elpais.com/elpais/2017/11/29/ciencia/1511971491_929151.html

See Also

https://ojs.uv.es/index.php/RELIEVE/article/view/4300/4177

https://ojs.uv.es/index.php/RELIEVE/article/view/4300/4177

http://revistas.ucm.es/index.php/RGID/article/view/RGID1010110115A/8990

cOAlition S (Plan S): la coalicion de organizaciones europeas de financiación de la investigación anuncia el compromiso de hacer que el acceso abierto a las publicaciones de investigación sea una realidad para 2020

 

Impulso a la ciencia en Asia

 

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top