El Batallón Sagrado de Tebas, homosexuales griegos luchando por la libertad

El Batallón sagrado de Tebas no era enorme. No estaba compuesto por miles de soldados, no era una fuerza ingente que aplastara al enemigo de manera rápida. Pero sólo sufrieron una derrota en toda su historia.

Los historiadores del mundo antiguo encontraban una razón evidente para que el Batallón Sagrado de Tebas fuese tan eficaz. Decía Plutarco que era el amor lo que unía a los soldados. El amor de los unos con los otros. Pero no era un amor fraternal del que se puede tener entre amigos o hermanos. No era ese tipo de amor. 

La unidad de élite de Tebas estaba formada por 150 parejas de amantes homosexuales que se jugaban la vida juntos. Se creó en torno al 375 a. C. a manos del comandante Górgidas con la idea de reforzar el ejército. Esparta había ocupado varios territorios tebanos que, tras varios conflictos, fueron recuperados por Tebas. Aunque los espartanos eran poderosos y no tardarían en volver a incordiarles. 

Así, de la necesidad de poseer una unidad militar fuerte, Górgidas reclutó a ciertos atletas tebanos y los entrenó como infantería. Durante 33 años participaron en batallas como la de Leuctra y la de Mantinea, con sucesivas victorias frente a los espartanos, que pretendían someterles y robarles su democracia. Estaban pagados con dinero público y residían todos juntos en la acrópolis de Cadmea, una ciudadela de Tebas.

Erastés y erómeno. Copa ática de figuras rojas, siglo V a. C., Museo del Louvre.

Resultaban muy efectivos. En palabras de Plutarco, historiador y filósofo griego, la razón del poderío del Batallón sagrado de Tebas era la relación personal entre esas 150 parejas.

«Los miembros de las tribus o clanes no sienten gran preocupación por sus parientes en tiempos de peligro, pero un batallón unido por los lazos del amor es verdaderamente indisoluble e irrompible, ya que tanto los amantes como los amados se avergüenzan de ser deshonrados en presencia del otro, y cada cual se mantendrá firme en los momentos de peligro para proteger a su acompañante.» 

Dos jóvenes en pleno sexo anal. Detalle de una ánfora etrusca. Siglo V a. C. Museo Archeologico en Nápoles, Italia.

No podemos asumir que este tipo de relaciones entre soldados del mundo antiguo fuese algo único de Tebas. Ya el héroe Aquiles, personaje elemental de la obra de Homero, se nos presentaba con un compañero de armas, Patroclo, con el que tenía una relación más que íntima. Cuando éste murió en batalla, Aquiles rompió a llorar como loco y gritó, según Homero: «No le olvidaré mientras me halle entre los vivos y mis rodillas se muevan; y si en el Hades se olvida a los muertos, aun allí me acordaré del compañero amado.» Una forma muy bonita de decir que ni muerto dejaría de amarle.

Aquiles vendando a Patroclo: kílix de figuras rojas, v. 500 a. C., Staatliche Museen (Berlín).

Y no sólo Aquiles y su novio. Hay una extensa lista de personajes militares del mundo griego que rompían la dinámica heterosexual castrense. Un ejemplo de ello serían Harmodio y Aristogitón, una pareja conocida por derrotar a los tiranos de Atenas y ayudar a crear la primera democracia. No es casual pues que la mitología considere que ambos se sientan junto a Aquiles en la Isla de los Bienaventurados, el paraíso de los griegos tras la muerte. 

Estatua de Harmodio y Aristogiton, copia romana de bronce griego, Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

Del mismo modo, el Batallón de Tebas era sagrado porque la ceremonia de unión entre las dos personas se realizaba ante la tumba de Yolao, que era nada más y nada menos que el erómeno –el amante– de Hércules, que hasta le consagró un bosque en su honor cuando murió.

¿Hay mayor muestra de amor que la de que te dediquen un bosque al morirte? No hay más preguntas, señoría. 

Yolao y Hércules. Mosaico del siglo I.

Y esta práctica, la de las relaciones homosexuales fijas y consensuadas entre soldados, no se limitaba sólo a los griegos. En la lejana región japonesa existía la tradición Shudō durante el siglo XVII, en el que dos guerreros samuráis compartían actos de amor. De hecho era una práctica bastante común hasta que en el siglo XIX el país nipón sufrió la influencia occidental y sus valores de rechazo a todo lo que sonase homoerótico se impusieron, como ocurrió en la India y en tantos otros lugares del mundo, para desgracia de la diversidad cultural. 

Utamaro (1788) Utamakura print No. 02

Volviendo al batallón de los amantes tebanos, en el 338 a. C. sufrieron una derrota brutal a manos de Filipo II de Macedonia, que en su afán de expansión acabó con ellos en la Batalla de Queronea. Según dejó escrito Plutarco, al ver Filipo los cuerpos amontonados de los tebanos mostró sus respetos hacia sus enemigos.«Muera el hombre que sospeche que estos hombres hicieron algo inapropiadamente» dijo el macedonio.

La autora zaragozana Laura Rubio ha elaborado un cómic maravilloso sobre esta batalla titulado «Queronea» con el que podemos aprender mucho más sobre este hecho.

«Queronea», Laura Rubio, GP Ediciones.

Los cuerpos de los soldados tebanos derrotados se enterraron juntos. Pausanias, en su “Descripción de Grecia”, escribió que al acercarse a la ciudad de Queronea, se puede ver la fosa común de los Tebanos que murieron luchando contra Filipo. No tiene ninguna inscripción, pero está coronada por un león, probablemente una referencia al espíritu de los hombres.

Artículo relacionado:  La Gran Redada, el plan borbónico de exterminio contra el pueblo gitano

El gran león de más de 6 metros de altura dedicado a los amantes fue hallado y mandado a restaurar por Lord Byron en el siglo XIX. Junto al león se encuentran los cuerpos de 254 de los 300 soldados que murieron en la cruenta batalla, honrados y unidos en la eternidad.

 

Bibliografia

Dover, Kenneth (1978). Greek Homosexuality (en inglés). Ed. Duckworth. ISBN 1567312217.

See Also

José Pascual González, (1996) Górgidas: realidad e ideal de la aristocracia tebana, Historia Antigua tomo 9.

-Pascual, J. (1996): “Górgidas: realidad e ideal de la aristocracia tebana”, en Espacio, Tiempo y Forma, Serie II, Historia Antigua, t. 9, pp. 143 – 168.

-http://revistas.uned.es/index.php/ETFII/article/viewFile/4284/4123

-https://imperivm.org/cont/textos/txt/plutarco_vidas-paralelas-tii-pelopidas.html

-http://anabasis-historica.blogspot.com/2013/05/batalla-de-queronea-filpo-ii-de.html

El batallón sagrado de Tebas

A Brief History of Samurai Homosexuality

 

View Comment (1)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top