Amrita, la artista formada entre las Vanguardias y el Renacimiento Bengalí

Amrita Sher-Gil es una artista de orígenes húngaro-india, nace en el seno de la Primera Guerra Mundial¹, en el año 1913 y fallece en el 1941.

Amrita Sher-Gil Su vida fue muy corta, pero su legado artístico es lo suficientemente extenso como para comprender su vida y obra.
Su padre era un reconocido aristócrata punbají sikh y su madre era una conocida cantante de ópera de origen húngaro-judío. Nace en Budapest, lo que condicionara su infancia, plenamente marcada por una educación elitista y occidental, en este momento al alcance de muy pocos.

Su vida se desarrolla en un ir y venir de la India a Europa. Amrita nace en Budapest, pero se desplazara a Shimla, en la India, con tan solo 8 años, hecho motivado por la situación que atravesaba la Europa de entreguerras del momento. A los 11 años regresa a Europa, esta vez a Florencia, donde se inicia su formación artística, muy condicionada por un estilo clásico y académico, siguiendo la tradición europea del arte.

A los 16 años vuelve a desplazarse, esta vez será a París. Ingresa en la Grande Chaumiere y lo que aprenderá aquí nada tiene que ver con lo aprendido en Florencia en la Santa Annunziata. En París se familiariza con las vanguardias y desarrolla una cierta autonomía con respecto a su obra anterior. Conoce la obra de Renoir, Cézanne, Modigliani y Gauguin, quien será su mayor influencia. Su pintura se impregna de un marcado estilo postimpresionista.

Un hecho crucial en su vida condiciona el devenir de su vida y obra. Con 21 años vuelve a la India, en esta ocasión con intención de conocer sus orígenes y raíces. La India en este momento estaba bajo la influencia británica, la cual para un gran sector de la población era un yugo.

A partir de conocer el Renacimiento Bengalí², su percepción de la historia y cultura de la India cambian. Esto lo interioriza hasta el punto de que su manera de vestir se transforma, antes caracterizado por el uso de vestidos ajustados, pantalones y por ende, una vestimenta occidental es reemplazado por el frecuente uso del sari, traje típicamente indio.

Tras la familiarización con el Renacimiento Bengalí, su obra adquiere otro carácter, mucho más local. La producción de Amrita Sher-Gil se centra en temas más costumbristas, sigue haciendo pintura social, pero ahora se fija en una población más patética. En 1938 contrae nupcias con su primo, Victor Egan, siendo esto algo que su familia no veía con buenos ojos. Con 28 años, y supuestamente a causa de un aborto mal realizado, fallece en Lahore, actualmente pertenece a Pakistán.

Vida y obra

Para comprender su pintura, primero tendremos que conocer los detalles que condicionan y configuran su obra, los aspectos de su vida que marcaron un antes y un después.

Su formación artística comienza en la Santa Annunziata, en Florencia. Aquí aprende con un profesor que tenía una formación muy clásica y académica, pues había aprendido de la tradición europea. El aspecto más importante que aprende en esta etapa es el manejo del color, usando un colorido muy vivo. Ella se consideraba heredera de los grandes maestros venecianos. Es a partir de este momento donde también reniega de la tradición clásico y de todas las enseñanzas académicas.

La segunda etapa se podría considerar la etapa de vanguardias. Se traslada a París, donde va a aprender nuevas técnicas pictóricas, las cuales va a incluir a las anteriores. Conoce el postimpresionismo y el cubismo, los conjuga y combina en sus obras. El colorido se vuelve más neutro, por influencia del postimpresionismo. Del cubismo tomará en algunas composiciones los diferentes puntos de perspectiva.

Artículo relacionado:  5 canciones censuradas en España

El tema principal que representa son retratos, tanto de personas de su círculo como suyos. El hecho de que su padre fuera fotógrafo hace que desde muy pequeña se haya interesado por él y este tan familiarizada. Sus retratos les sirven para hacer introspección en su persona, los cuales tienen una gran carga emocional.

La tercera etapa es la que se relaciona con el Renacimiento Bengalí. Su pintura vuelve a dar un giro, pero sigue manteniendo lo aprendido tanto en Florencia como en París. Mantiene el colorido que se relaciona con los grandes maestros venecianos y también las formas postimpresionista y cubistas. La paleta se vuelve más terrosa, colores que se relacionan con la población y el paisaje de la India. En esta etapa las formas se suavizan, tendiendo a una cierta idealización, aprendida en las Cuevas de Ajanta.

Los temas que ahora va a representar están ligados con una pintura de carácter social, pero muy alejado de la pintura social que ha estado realizando en Europa, pues ya no va a representar escenarios de la burguesía, sino que ahora se centra en la gente del campo y los más desfavorecidos. Esta nueva pintura está influida por la nueva sociedad que le rodea, haciendo pinturas de aspecto costumbrista. Rompe de este modo también con la pintura de castas, ya que no trata ese tema.

Por tanto, hablando de Amrita como una artista en general, se pueden destacar varios aspectos como por ejemplo un hecho que hace que sea una artista feminista es la reivindicación de su propio desnudo desde un plano psicológico y emocional, también del desnudo femenino en sí, donde resta erotismo y acentúa la propia psicología, haciendo un profundo análisis del personaje mediante el retrato.

See Also

En otras líneas, podemos entender que Amrita Sher-Gil recibió ciertas clases de anatomía y que por consiguiente, puede especializarse en este campo porque no lo tuvo vetado, como es el caso de la mayoría de mujeres artistas, que se especializaron en el tema del bodegón o del paisaje porque tuvieron vetado del estudio el tema del desnudo o el estudio anatómico.

Su carrera hizo que consiguiera ser la primera artista asiática en exponer en el Gran Salón de París, también consiguió ganar la Medalla de Oro en la misma ciudad. Sus primeras andanzas en el mundo artístico son de una manera no profesional y es en el ámbito de la fotografía. Su padre era un reconocido fotógrafo, es por este motivo que Amrita comienza a realizar sus primeros posados en un ambiente familiar y relajado.

Es así como se va familiarizando con el retrato, mediante las fotografías que realizaba de ella su padre. El siguiente paso ya fue la pintura. Sus temas a representar son sus propios retratos, entre otros muchos de índole social y costumbrista. Estos retratos nos sirven para hacer introspección en la persona y mujer que llega a ser Amrita Sher-Gil.

1 La Primera Guerra Mundial comienza en el año 1914 y finaliza en el 1918.
2 El Renacimiento Bengalí es un movimiento de reforma social que surge durante el siglo XIX, el cual quiere romper con un pasado medieval que ya no era propio de la India del momento, resurgiendo de este modo una imagen más ligada a la modernidad. Este movimiento surge durante el Gobierno Británico de la India.

Artículo escrito por Laura Botrán en colaboración con Ignotocracia.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top