Juan de Tassis y Peralta


Hoy en Maricones de Antaño hablamos de uno de los personajes históricos que me parecen más interesantes: Juan de Tassis y Peralta, Conde de Villamediana, que nació en 1582 y fue asesinado en 1622.
Este era el señor en cuestión:


Que tú lo ves y piensas que este hombre se ha puesto en la cara botox caducao o algo, pero yo creo que eso es porque los sellos son como la foto del DNI para la gente de antaño.


Y es que resulta que corre por ahí otra imagen muy distinta de Villamediana, que vete a saber si es real o no, pero ya os advierto de que vais a querer que sea real.


El Conde de Villamediana era este señor:


Villamediana era un buenorro barroco y nadie nos lo había dicho. Quedaos con esta imagen en la cabeza porque así lo vais a comprender todo mejor.


Este hombre era algo así como el Director General de Correos, y escribía poesía en plan Góngora, de esa que tienes que leer con los ojos entrecerrados a ver si la entiendes y tampoco.

 


Pero eso no es lo más interesante.


Lo curioso de Villamediana es sobre todo su vida y los escándalos que protagonizó. Hoy diríamos que era un poco fresca, pero entonces a eso se le llamaba “liberal” o “libertino”, como mucho.

Se gastó casi toda su fortuna en fiestones, y aunque se casó en 1601 con María de Mendoza y de la Cerda, el buen señor tenía más rollos que el perro de Scottex.

See Also


Incluso hay una teoría que dice que él es uno de los personajes que inspiraron a Tirso de Molina para escribir “El burlador de Sevilla”, donde aparece por primera vez el personaje de don Juan Tenorio.


El caso es que Villamediana era un portento de señor, pero se supone que no se conformaba con cualquier señora que hubiera por la calle, no. ¡A él le gustaba la Reina!


A Felipe IV le caía muy bien este hombre
que le montaba las fiestas, pero es lógico que no le hiciera mucha gracia tener a la reina Isabel tonteando con el Conde.
Eso explicaría la cara del monarca en los cuadros de Velázquez.


Una de las anécdotas más conocidas del Conde, el Rey y la Reina se produjo en una corrida de toros, donde Villamediana salió en plan picador, a caballo, superbonito todo.

Resulta que el Conde llevaba una cinta en el pecho donde estaba bordado “Son mis amores”, y un montón de monedas cosidas alrededor.

La gente, que no tenía televisión ni Iphone, estaba como loca intentando averiguar de qué iba el mensaje. “Mi amor es el dinero”, decían unos. “Tengo el amor como divisa”, decía otro intenso…

Hasta que uno con un poquito de mala leche dijo bien alto y clarito: “Son mis amores REALES”.

Y el Rey, ya sabéis. Parece que solo dijo el Conde “pica bien, pero pica muy alto.”

Poco después, así como quien no quiere la cosa, asesinaron al Conde. Y se armó una muy gorda porque la gente seguía sin televisión ni smartphones.
Se hizo muy popular la expresión “¿Quién mató al Conde?”, porque aún no habían inventado a Susana Griso para investigarlo.


Varios poetas escribieron cositas diciendo que si había sido el mismo Felipe IV, que si había sido el Conde-Duque de Olivares…y todo el mundo preguntando “¿Quién mató al Conde?”.


No se ha llegado a averiguar nunca “¿Quién mató al Conde?” pero a mí este señor me interesa por algo mucho más curioso que pasó después. Porque resulta que cuando se pusieron a investigar las cosas de Villamediana a ver si daban con el asesino…


DESCUBRIERON QUE EL CONDE TENÍA ORGANIZADA UNA RED DE CONTACTOS SODOMITA!


Sí, hijas mías, este señor tenía montado todo un Grindr analógico en el Madrid de 1622.


Tras su asesinato lo involucraron en un proceso por sodomía que andaban investigando, y parece ser que el propio palacio del Conde, en la calle Mayor, era donde se centralizaba todo.


Alguien misterioso (se supone que podría haber sido el propio Felipe IV) medió para que la cosa se olvidara, y el proceso se cerró después de quemar en la hoguera a cinco chicos.


A mí de esta historia siempre me han quedado muchas dudas:


¿en los poemas de Villamediana se deja ver algo de esto?


¿Por qué Felipe IV lo tapó todo?


¿Y si “los amores reales” del Conde no eran para Isabel sino para Felipe IV?


Y por eso tenemos que investigar más: para seguir descubriendo historietas sobre todos estos maricones de antaño.


En el Twitter de Ramón Martínez

https://ramonmartinez.org/

Artículo relacionado:  Francisco de Asís de Borbón, rey de España
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top